Ríos

A ti también quiero dejarte libre. Ver cómo te evaporas y ya no poner barreras para que te condenses y vuelvas a caer sobre mí.
Se lee sensato, ¿no? Te he conservado tanto, que se siente ya calor. Por eso es que tomo esta decisión. Mi decisión decidida; la de dejar que te evapores sin más ni más, que te esparzas en el ambiente.

Sin embargo, esto no se podría quedar así. Necesitaría, además, que te difuminaras, que salieras de este entorno; y no creo que baste con gritar: ¡Dispérsate! o ¡Clear the area! Necesitaría una brisa. No dije “otro líquido”, sino una brisa.

Esa brisa te llevaría, todo evaporado, a otras tierras o mares, dependiendo de la dirección. Y resulta que es tan amplio este mundo, que no creo que te devuelva a mi atmósfera, ¿sabes por qué? Pues porque no conoce uno dos veces el agua del mismo río.

¡Qué vital habías resultado para mi ecosistema! Lo bueno es que no eres el único, ¿no? Es decir… ¿Cuántos ríos puede haber? Y ni qué decir de los peces (que no son de mi interés si no me los puedo comer).

Tags: ,

  • Muy sabia Mimí… digo, Mari(e).

  • @Brutalidad: jajaja, y ando de … río en ríiiio!! xDD

  • Anonymous

    Vaya, me has sorprendido pizzer.

  • @Anónimo: ¿No te que gustaba eso de la sorpresa?

  • Anonymous

    No he dicho lo contrario marie pizzer.