Instinto

Jajaja…

¿No les ha pasado que comienzan un post con un “Jajaja” y sus lectores cierran la página inmediatamente? A mí no… Bueno, a lo que iba. Me reía (porque puedo), a causa de haber estado pensando. Y es que cada que pienso, me río… Ahh, no me crean.

Me reía, iba diciendo, porque me he dado cuenta de algo tan natural, que me siento como un animal bien salvaje. Resulta que, cada vez que siento que una situación me puede perjudicar o lastimar, que algún otro animal está a punto de atacarme, me pongo saltona, agresiva… salvaje, pues. Y así, desvío la atención del agresor. Lo confundo, lo mareo, no dejo que lleve a cabo el plan macabro que había trazado, aprendido y ensayado para mí; e improviso tan bien al defenderme, que a veces parece que soy yo la que ataca, cual amazona (jajajajaja).

Supongo que todo ello se debe a mi cualificada e indiscutible experiencia en lugares como la jungla, nevados, desiertos, ruinas de todo tipo, cañones, mares y ciudades regidas por mafias; en donde asesiné a muchos monstruos, animales, mutantes y soldados.

Hablo, por supuesto, de cada vez que juego Tomb Raider. El escenario que sigue es una isla abandonada. Muero por ir.

Tags: ,